Un reto, un logro, una meta, un fin, una ambición, una ilusión, quizá incluso un sueño… Es algo que todos los deportistas, sean del deporte que sean, deben tener. Un objetivo es el motor que mueve nuestro cuerpo día a día, en cada entrenamiento, es lo que permite que hagamos esa locura que nos creíamos incapaces de hacer…

Un objetivo o un reto proporciona resistencia, decisión y permite crear situaciones en las que tengamos la posibilidad real de tener éxito. Porque, ¿para qué nos vamos a engañar? a todos nos gusta sentir que “lo hemos conseguido”, que todo el trabajo duro ha servido para algo…


 Todo deportista tiene derecho a tener éxito”


La cuestión es decidir que significa la palabra “éxito” para cada uno de nosotros, y quizá sea la parte más difícil del entrenamiento.

El éxito no puede depender de un resultado concreto, de un instante determinado, de una cantidad programada que debe cumplirse o del fracaso de otros deportistas. El éxito no es puntual, sino que se da poco a poco, al mismo ritmo al que se producen las adaptaciones al entrenamiento, al mismo tiempo que nuestro cuerpo crece fisiológicamente, se hace mas fuerte, más rápido, más resistente… El éxito aparece cuando te das cuenta de todo lo que has conseguido con esfuerzo, cuando aprecias el largo camino que has recorrido y lo mucho que has disfrutado.

El éxito, simplemente, empieza planteándote un objetivo…

 

image

Comments