Os preguntareis qué es esto del "Truco de los 10 minutos", pues bien, es algo que me llamó la atención mientras ojeaba la página web de Josef Ajram, mas que nada porque funciona de verdad en la mayoría de los casos (a mí me ha pasado) y no me había dado cuenta de que realmente se puede utilizar como una estrategia para engañar a nuestro cuerpo.


Resulta curioso, la mayoría de veces que intentamos ponernos a hacer deporte por nuestra cuenta, solos (correr, nadar, ir en bici, pasear), nos invade una pereza increíble que nos impide levantarnos del sofá. A veces porque estamos demasiado cansados del entrenamiento anterior y otras porque simplemente estamos demasiado cómodos.  Sin embargo, aquí viene la solución para decidirse a salir y conseguir ponerte en marcha: "Cámbiate, ponte la ropa deportiva adecuada para tu deporte y piensa, vale, yo empiezo a "hacer" (correr, nadar, pedalear, caminar...) y si pasados 10 minutos sigo teniendo la pereza y pocas ganas que tengo ahora mismo, doy media vuelta y vuelvo a mi casa al sofá"

Parece increíble, pero en la mayoría de los casos, una vez llegas a los 10 minutos de ejercicio, la pereza desaparece y te invaden las buenas sensaciones, empiezas a disfrutar con lo que haces y ¡te entran ganas de continuar un poco más! 



Naturalmente, esto no funcionará siempre, y puede que alguna vez tras 10 minutos sigas con las mismas pocas ganas de entrenar y darás media vuelta, pero no deja de ser una herramienta motivacional para ponerte en marcha. Daros cuenta de lo fácil que es pasar de un estado de ánimo a otro, de contento a enfadado, de triste a feliz, de apagado a animado... la clave esta en un "algo" que cambie ese estado de ánimo. En el caso de este truco, pienso que ese "algo" es el propio deporte, vernos vestidos con la ropa de entrenar puede ser tener un efecto de "mono de trabajo", y tras 10 minutos de cualquier ejercicio, cuando el cuerpo empieza a aumentar la temperatura corporal, cuando aumenta la frecuencia cardíaca, la respiración se vuelve  profunda, y/o rápida, cuando empiezas a sentir cada músculo implicado, el aire en la cara, ... te empiezas a enganchar. 

Es lo que tiene el deporte, ¡ENGANCHA!
Comments