Son los tres pilares del corredor: Impulso, inercia y voluntad. Y no siempre en este orden. 
Como en la vida misma. Como en el amor. Como en la mecánica clásica.


  • Todo corredor en reposo permanecerá en reposo hasta que reciba un impulso que lo haga ponerse en movimiento.

  • Todo corredor en movimiento permanecerá en movimiento gracias a su inercia si no se aplica una fuerza de dolor o cansancio contraria a la del movimiento.

  • Todo corredor en movimiento que esté sufriendo una desaceleración necesita una fuerza de voluntad igual a la que produce la desaceleración para continuar en movimiento.
Comments