Consejos que le vendrán muy bien a debutantes de maratón, un mes antes de correr el Coruña 42.

Autor: Paultargat (foro Correr en Galicia) 18 marzo 2012



Esto va dedicado básicamente a debutantes y corredores con muy poca experiencia en los 42K. Que nadie se tome esto como un dogma de fe, son opiniones personales, otros corredores pueden tener ideas diferentes. 

El maratón no es una carrera fácil, muchas veces las cosas no salen como las habíamos pensado, por lo que nuestra estrategia puede (y a veces debe), sufrir modificaciones sobre la marcha. Muchas de las cosas que leeréis a continuación, ya las habréis leído infinidad de veces, pero muchas otras son de cosecha propia. Desde hace muchos años pertenezco a un club de maratón, (de los de andar por casa, nunca estuvimos federados ni nada de eso). Ahora por motivos básicamente de edad, ya solo quedamos 2, (los demás como mucho, medias o 10K), y los 2 que quedamos, estamos a punto de la retirada. Pero entre todos hemos acumulado mas de 150 maratones, muchos de ellos cuando la información que había era el boca a boca, así que tenemos bastante de autodidactas. Cometimos errores, como todos, algunos de ellos los fuimos puliendo, comentábamos estrategias, sensaciones físicas, como intentar superar malos momentos, lo que nos funcionaba y lo que no. Al final, teníamos bastante claro como es esta carrera, (lo cual no quiere decir que llegásemos a dominarla), y esa información es lo que ahora os paso. Ojo, no todo sirve para todos: la distancia es lo suficientemente larga para que no todos los organismos respondan igual, (Eso es lo que la hace una gran carrera, cada maratón es distinto del anterior). Pero estoy segurísimo, que muchas de las cosas que os comentaré, os ayudarán a cruzar la línea de meta. Divido el tema en partes. 

Y empiezo por el 
día anterior, el día C. (o por los días anteriores). 

¿Qué hacer?. 

Mucho serán obviedades, pero a los debutantes les puede venir bien. La base del dia C, es el descanso, (algunos salen a trotar un ratito, vale, pero el descanso es la clave). Y descanso significa descanso. No vale no salir a correr y dedicarse a pintar toda la casa, o a ir a Ikea y cambiar los muebles del piso. Cuanto menos tiempo estéis sobre vuestros pies, mejor. Lo mas importante de este día, (o días previos), es decidir la estrategia de carrera, (si no lo habéis decidido ya), cómo vais a correr, el tiempo objetivo, (la mayoría ya lo tenéis desde hace meses), pero ahora es el momento de ajustarlo, y de decidir el “cómo lo hago”. Un par de cosas al respecto. 

Mi tiempo objetivo. 

La mayoría lo tenéis en mente desde hace meses. Sigáis con él o lo ajustéis a última hora en función de cómo os hayan ido los últimos entenamientos o test, os aconsejo al menos 2 tiempos objetivos, y mejor 3. Hay que tener un plan B e incluso un plan C. El maratón no siempre sale como tenemos previsto, y hacer ajustes en la carrera, y en el momento en que ya estamos muy cansados física y mentalmente, no es fácil y requiere experiencia. Los deberes se deben de traer hechos de casa. Además, un plan B alternativo con un objetivo alternativo, ayuda a mantenerse motivado, cuando las cosas se empiezan a torcer. Y la motivación es básica cuando las piernas empiezan a fallar. Os aconsejo a los principiantes que entre un tiempo objetivo y otro, haya al menos 5-6 minutos. 

¿Cómo se corre un maratón?. Hay mil maneras, de menos a más, de más a menos, split positivo, negativo, neutro, por cambios cada 5K o 10K, a saco el último 10K, etc, etc. De todas las maneras posibles, para los menos experimentados, sólo hay dos que pasan siempre la prueba del algodón. Una es el ritmo sostenido, mismo ritmo de principio a fin, mi objetivo son 3 horas y media, asi que empiezo a 5 minutos/Km y acabo a 5 min/Km. El otro sistema está basado en la fisiología de carrera, si aceptamos que a la pregunta de ¿cuál es el ritmo ideal para correr un maratón?, la respuesta es “el que está un poco antes del umbral anaeróbico”, y que conforme la carrera avanza, nuestra frecuencia cardíaca se acelera, y nos mete en umbral y mas allá. Pues deberíamos de correr una segunda parte unos 5-10 segundos más lento que la primera. (ya veremos cual es esa segunda parte, porque no es a partir del 21K). Yo recomiendo un ritmo sostenido, pero...la decisión que sea personal. Tenemos nuestro tiempo objetivo, y hemos decidido cómo vamos a correr la carrera. Ahora toca leer el pronóstico del tiempo, frio, calor, viento, lluvia o tiempo apañadito, nos ayudan a decidir cosas. Si frio o calor intenso, lluvia y viento, (cosas que como todo el mundo sabe, nunca ocurren en La Coruña, en donde solemos disfrutar de un agradable clima subtropical en Abril), pasando ya al plan B. También nos ayuda a decidir la ropa, (fresquitos en carrera, pero abrigaditos antes de la salida. Ya hablaremos de esto). Y si de ropa se trata, vais a una carrera, no a una boda, así que no hace falta que estrenéis nada, y menos zapatillas (es más, está prohibido). Y hablando de zapatillas. Muchos de vosotros habréis oído hablar de las voladoras. Pues quitároslas de la cabeza. Sí, son algo más rápidas, pero son para corredores rápidos y ligeros. Son algo más rápidas porque son muy ligeras, pesan poco a cambio de quitar amortiguación. En mi opinión, (e insisto que no estoy escribiendo la biblia y que cada uno use lo que quiera), si no vais a por 2 horas y media, usar las zapatillas de siempre. Y a más tiempo, más amortiguación necesitareis. La carrera es muy larga, ¿sabeis lo que sufren los músculos después de varias horas impactando contra el suelo con muy poca amortiguación?. Pues os podéis enterar cuando a partir del K30 y tantos el dolor haga que os paréis. A veces la diferencia entre el éxito y el fracaso, está en detalles tan tontos como éstos (es una opinión personal, insisto). Por supuesto que un sub 3h, sobre todo si es ligerito de peso y está habituado, puede correr con lo que le dé la gana. También hay zapas intermedias, (llamadas de entrenamientos rápidos). Para los principiantes, sobre todo a los que piensan en objetivos de 3 horas y media para arriba, pienso lo mismo que de las voladoras. Lo que os hace falta es amortiguación que os proteja del dolor en el ultimo cuarto de la carrera. (es un consejo de viejo, que cada uno corra con lo que quiera, no quiero hacer un dogma de esto). Colocar la ropa, y los geles o lo que llevéis, y comprobar que no os molestan al correr. Esto es bastante personal, yo suelo llevar 4, para el K5, 15, 25 y 35. Pero cada maestrillo tiene su librillo. Amstrong en el maratón de Nueva York, no recuerdo si se tomó 12 o 14 geles.  La única precaución es tomarlos en las zonas de avituallamiento, porque requieren líquido, si no parece que teneis engrudo en la boca, aunque se suelen tragar fácil, ya que el calorcito que cogen en contacto con el cuerpo, los hace un poco más líquidos. Bueno, supongo que ya los habéis probado y decidido cuales y cuántos lleváis. Si no es así, éste es un mal día para hacer experimentos. De la cena y la sobrecarga de hidratos, ya está todo dicho. Un par de cervecitas frias ayudan a dormir, no me preguntéis por qué, pero ayudan a dormir. 

Y llegamos al día D. 

Con casi todo decidido, toca desayunar. Ojo, no hay que asaltar la nevera, esto no es un todo incluido en Punta Cana. Se desayuna lo de siempre y 2-3 horas antes de la carrera. (yo me tomo 2 cafés y 3 tostadas cargaditas de mermelada). Hay corredores que un poquito antes de la carrera, ya en línea de salida, se zampan medio o un plátano. Vaselina en pezones, ingles, axila y zonas de rozamiento, (yo también una fina capa en los dedos de los pies y en la zona plantar de la cabeza de los metatarsianos). En vez de vaselina, os podeis cubrir los pezones con tiritas, cualquier cosa que evite que rocen con la camiseta, si no, os dolerán y sangrarán. 

Línea de salida. 

Podemos decir que el éxito en el maratón, equivale al éxito en la gestión de una cantidad limitada de energía. Un maratón no es una carrera fácil ni cómoda, y no se puede “ganar” sin pasar por varios malos momentos, pero cuanto más tarde se presenten estos malos momentos, mayores serán nuestras posibilidades de éxito. Y el control del gasto energético hay que empezarlo antes de la salida. Mis consejos al respecto. No paséis frio. Las carreras suelen ser a primera hora, y en abril hace frío, id abrigados con ropa vieja que le daréis a un familiar poco antes de empezar, o la tiráis en una esquina justo antes de la salida (estoy seguro que veréis a muchos tirar ropa de abrigo justo después del pistoletazo de salida, tipos listos o tipos que se cagaron de frío en el maratón anterior). Estar media hora en la salida temblando de frío, hace que el cuerpo se vea obligado a generar calor, y lo hace a base de contracciones musculares, que consumen energía. (media hora temblando y tiritando, y ya os podéis despedir del vuestro objetivo A, o plan A, si éste es muy ajustado. Asi de sencillo). No calentéis, (excepto los que piensen salir al límite). Como mucho, un trotecillo 3 minutos, caminar un par de minutos y unas rectas o unos progresivos (o como les llaméis), pero a medio gas, justo para que los músculos despierten. En caso de que vayáis a competir a un ritmo sensiblemente más alto del de la tirada larga del entrenamiento, calentar un poquito mas, pero muy poca cosa. Los demás, mejor nada que mucho. Y unos estiramientos muy, pero muy suaves después de los progresivos, (muy suaves, que los músculos no están calientes). El calentamiento ya lo haréis durante los 2-3 primeros kilómetros del maratón (también los del ritmo continuo deben de salir unos segundos más lentos estos 2-3 kms, que ya se recuperará luego ese tiempo). En la línea de salida estaréis nerviosos, es el día por el que habéis esperado varios meses. Muchos ya lo estaréis ahora a falta de 1 mes. Pero mantened la calma, nada de saltitos, de correr de un lado para otro, ir corriendo a ver a fulano, venir corriendo a saludar a mengano, y esas cosas. Control de energía. Fijaos en los que están delante, (no los profesionales, que esos juegan en otra liga), si no los que se supone van a correr por debajo de 2h50'-3h00' veréis que están quietos y abrigados, como mucho aprovechan para los últimos estiramientos. Colocaos, (si podéis), del lado de la primera curva. Una excepción, en carreras que la primera curva lleva a una zona estrecha, que puede hacer de tapón, (podría ser el caso de La Coruña a la entrada de la Rúa Nueva), sobre todo si hay mucha participación, puede compensar ir por fuera, hacer unos cuantos metros de más, pero llegar al Paseo Marítimo mucho más rápido y sin verse dentro de un embotellamiento. Hay gente que se bebe en la línea de salida una botella de aquarius o similar. Yo nunca, pero es algo personal. Desde los primeros maratones que corrí, me di cuenta que cuanto más bebía, más me tenía que parar por las meaditas, así que lo único que procuro es no tener sed, bebo en cada avituallamiento, no sé como explicarlo, porque a veces hay vasos, a veces botellas. Yo me bebo más o menos el equivalente a un cuarto de litro, (una media botella) cada 5K, (que es el avituallamiento estandar). La pillo, bebo, y me la llevo como medio kilómetro y ahí la acabo, y así hasta el próximo avituallamiento. Pero he visto de todo. No suelo beber isotónicas, la razón es que sólo hay una marca que no me sienta mal en carrera, las demás me revuelven el estómago, (no se porqué). Si hay mi marca, bebo unos tragos a partir del K25 o así, pero mi dieta líquida básicamente es agua y sólo agua, y complemento minerales con los geles. Pero también hay gente para todo. Es un tema muy personal que supongo ya habréis probado en las tiradas largas, si no, lo mismo de antes, es un mal día para empezar a probar. Bueno, salimos. 

Del 0K al 5K 

La parte más difícil y la clave del maratón. En donde se cometen la mayoría de los errores que tiran por tierra nuestra estrategia y nuestros meses de entrenamientos. El maratón se “gana” en los últimos kilómetros, pero es aquí en donde se “pierde”. A mi me gusta comparar un maratón con un vuelo transoceánico, turbulencias al principio mientras no llegamos a nuestra velocidad de crucero, piloto automático en mitad del océano, y turbulencias en la aproximación y aterrizaje. Estamos en la parte de los errores. La clave es mantener la calma, pase lo que pase. Es posible que encontréis las piernas pesadas, normal, no pasa nada. están cargadas de hidratos, vuestro combustible. También a un avión le cuesta despegar y coger altura, pero después volará suave como la seda. Salir despacio, unos segundos más lento que vuestro ritmo objetivo. Éste es vuestro calentamiento, manteneos así durante 2-3K, después empezar a acelerar suavemente hasta el ritmo objetivo. Una vez más, suavemente es suavemente, el tiempo que os dejéis en esos 2-3 k, no hay que recuperarlo en 500 metros. Según el tiempo que perdáis, intentad recuperarlo en los pasos psicológicos, (para mí, a parte de la MM, son el 14K y el 28K, porque significan 1/3 y 2/3 de carrera). (pongo un ejemplo, de un sub 4h, así sé que los 14K los tengo que pasar en 1 hora 20 min y los 28K en 2h 40 min, (unos segunditos menos para los últimos 195 metros). Pues si me dejo un par de minutos en la salida, ajusto para recuperarlos a lo largo de los Km que me falten hasta los 14K, pero yo paso los 14K en 1 hora 20.  Además en La Coruña, al ser 3 vueltas a un circuito, se corresponderán mas o menos justo con los 14K, 28K y meta. Fácil de calcular el ritmo de paso. En definitiva, el tiempo perdido se recupera muy lentamente, hasta el 14K no hay mucha prisa, (evidentemente, si apenas perdéis tiempo, lo podéis ajustar ya en el 10K o antes, pero la tranquilidad es la obligación, no hay que perder los nervios y ponerse en el tiempo objetivo ya en el 4K).

Del 5K al 21K 

Ya pasaron las turbulencias, aunque en la mayoría de los maratones más multitudinarios, pueden llegar hasta al 10K o más lejos. Ha llegado el momento de ajustar ritmo y poner piloto automático. Sois maratonianos, éste es el momento de disfrutar de la carrera, (ya sufriréis mas adelante, pero ahora toca disfrutar). Es la parte social de la carrera, veréis muchas conversaciones, saludos y tal, gente que se aproxima a las aceras a saludar a amigos y cosas así, aunque yo os sigo recomendando controlar gasto y tranquilidad, disfrutad, saludad, pero que no sea una fiesta, no hay que ir de acera a acera a saludar al personal. Asumir que en la cuestas se pierde tiempo. La Coruña no tiene cuestas, apenas 2 repechitos, dejaos ir, es un error querer mantener el ritmo subiendo, aunque sean cuestecitas, se gasta demasiado. Lo que perdáis subiendo repechitos, se gana bajándolos. Este segmento de la carrera debería de ser fácil o muy fácil, incluso tenemos que ir con el freno de mano puesto para no correr más deprisa.. Si no es así, pasar de inmediato al plan “B”, (aflojar ritmo ya). En este segmento, se puede chupar rueda, (y si hace viento, a chupar con descaro, como Cadel Evans en el Tour de Francia). Chupar rueda a partir del 30K es peligroso, porque el ritmo de la mayoría decae mucho sin que se den cuenta, y os podéis encontrar con mucho retraso, pero en este segmento, casi todo el mundo mantiene buen ritmo. Chupar rueda no significa meterse en un grupo que va a un ritmo que puede o no, coincidir con el nuestro. Hay que tener cuidado con esto. El maratón es una carrera individual, que ocasionalmente podemos correr en un grupo, pero el objetivo es el de cada uno. Lo otro es peligroso. 

El 21K 

Es el primer test ¿Cómo vais? (los corredores con objetivos muy ambiciosos, y objetivos muy ajustados, deben de hacer este primer test 4-5 K antes). La respuesta tiene que ser que muy bien. A muchos les parecerá que están haciendo la carrera de su vida, y tendrán la tentación de aumentar el ritmo. Es la primera trampa que nos tiende el maratón. Quietos parados, no caigáis en esa trampa. Mismo objetivo, mismo ritmo. Piloto automático y a lo nuestro. 

Del 21K al 30K 

Seguimos en piloto automático, pero...en algún punto de este segmento, difícil de precisar, para algunos antes, para otros un poco más tarde, se produce algo importante. Fijaos a vuestro alrededor, la gente ya no habla, las caras están serias, nosotros mismos que antes disfrutábamos de la carrera y parecía que íbamos con el freno de mano, ya no es así. Notamos que el ritmo no es duro, pero ya no es fácil, ya no tenemos el freno de mano puesto, lo que antes nos parecía un ritmo lento, ahora nos parece bien, no duro, lo mantenemos, pero nos damos cuenta que necesitamos concentrarnos cada vez mas, y el resto de corredores también están pasando por lo mismo. Se acabó la parte social de la carrera. Ahora es cuando empieza el maratón, bienvenidos. ¿Cuándo ocurrió esto?, para unos un poco antes, otros un poco después, nadie lo sabrá precisar exactamente, para muchos imprecisamente entre 24K y 28K, o así, pero...simplemente ocurre, porque la carrera empieza a imponer sus reglas y sus leyes. 

Pero si sabemos reconocerlo, ésta es una oportunidad que nos da el maratón. Para todos los que eligieron la estrategia de correr en vez de a ritmo tendido, en función de la base fisiológica de correr un poco antes del umbral anaeróbico, éste es el momento de aflojar esos 5-10 segundos/km y seguiremos en pre-umbral tan tranquilos. Aquí empieza su segunda parte de la carrera. Es una oportunidad para disminuir ritmo, más adelante el cuerpo lo que nos pedirá no es disminuir ritmo, sino parar. (los que habéis hecho tiradas de 32K, ya sabéis de que hablo, es casi tan difícil mantener el mismo ritmo a partir del 30K, como bajar 10 segundos/k, así que ya estáis entrenados para esta fase. Conforme nos acercamos al 30K, empezamos a sentirnos incómodos, aceptarlo, es real. Es normal empezar a preguntarse cómo coño vamos a hacer para llegar a meta, si a falta de 12-13K ya estamos así, ¿llegaremos a meta?. La respuesta es SÍ, SÍ, y 1000 veces SÍ. .Estamos ya en maratón, sinónimo de que empiezan las dudas, y por lo tanto, necesitamos cabeza. Hasta ahora, hemos tirado de físico, ahora necesitamos físico y fuerza mental. Yo nunca dije que el maratón era una carrera fácil, pero en condiciones normales, una gran mayoría de corredores lo termina, siempre y cuando hayan seguido un plan de entrenamiento razonablemente normal. Así que nosotros también lo vamos a terminar. ¿Sufrimiento?. Hombre claro, pero esto ya lo sabíamos hace 5 meses cuando empezó esta historia, y se sufre igual seamos sub 4h que sub 3h, que sub 2h30', o que disputemos la carrera. Nadie corre 42K y le sale gratis. Esta es una carrera que no tiene un vencedor, tiene 1000 ganadores, (o 40.000 si corréis uno de los 5 grandes), si os metéis eso en la cabeza, estaréis en el camino correcto para ser uno de ellos. No se corre un maratón a pesar de su dureza, sino precisamente por eso, porque es duro, y queremos formar parte de eso. Venga, vamos a terminar el maratón. 

Del 30K al 32K 

Realmente el 30K no se diferencia en nada del 29K ni del 31K, pero podemos decir que es un referente psicológico importante, cuando lo pasamos, hemos dado otro pasito hacia el éxito. Cuando lleguéis al 32K, echad la vista atrás, hasta el 30K. ¿Cuál es la diferencia?. Ninguna, no ha pasado nada. Habéis cruzado una barrera y vuestro organismo sigue igual, hacia adelante. Esto os ayudará a seguir tirando. Seguimos avanzando, y nada ha cambiado en los últimos 2K. Es ya una pequeña victoria moral. 

Del 32K al 35K 

Bueno, estamos en el campo base de nuestro Everest, empieza la aproximación para aterrizar, sinónimo de turbulencias. La parte mental de la carrera cada vez es más importante. La gente suele colocar el “muro” del maratón más o menos por aquí, así que es normal que a alguno le empiecen a temblar un poco las piernas. Tonterias. Vamos a empezar a escalar el “muro”. No digo que vaya a ser un paseo militar, pero si tomamos el “muro” como una parte de un todo, (que son esos 42K), y hemos hecho las cosas razonablemente bien al principio, lo cruzaremos con relativa suavidad. Recordad lo que os dije al principio, el muro se empieza a subir en los primeros 5K. Hay una serie de “trucos” mentales que nos ayudarán a pasar por este segmento de la carrera en relativa buena forma. Si algunos necesitan usar estos “trucos” mentales antes, pues adelante, aunque lo normal es que se necesiten en la parte final de la carrera, así que los comentaré en el siguiente apartado, el del segmento 35 a 40K 

Del 35K al 40K 

¿Cuántas veces hemos corrido 8K?. Cientos. Pues ese es el pensamiento que debemos tener cuando crucemos el 35. “lo que queda lo hecho cientos de veces, ésta es solo una más”. La parte difícil de este segmento de carrera es el principio, conforme nos aproximamos al 40, el ánimo sube. Yo suelo poner a mi familia y amigos sobre el 37 o un poco más, así es lo que llevo en mente durante el par de K más duros, que tengo que tener buena pinta cuando pase por delante de mis hijos. Ahora ya son mayorcitos y se la trae bastante floja, pero cuando eran más pequeños, teníais que oir como gritaban, había que tener muchos huevos para pararse y decirles que ya no podía mas, así que nunca me paré ahí, y si pasas de ahí... 

Realmente es una parte dura porque el cansancio aprieta. El organismo no nos pide que aflojemos el ritmo, nos pide que paremos, y hay que seguir. Intentad relajaos, dejad caer de vez en cuando los brazos a lo largo del cuerpo y soltarlos, para que se alivie el dolor en ellos, (Ay esas pesitas de brazos, cómo las echamos de menos ahora). El consejo es que hagáis splits pequeños, son esos juegos mentales que os llevarán hasta meta. Ya no corréis de kilómetro en kilómetro, si no de 100 en 100 metros, o incluso de manzana en manzana. En la zona del puerto, contáis las farolas o lo que sea. Yo he contado hasta la gente que está mirando la carrera. Podéis ir contando a los corredores que adelantáis. Lo que sea con tal de ir comiendo metros. Es normal que los momentos malos vayan y vengan, porque ya es más un problema mental que puramente físico.. Concentraos en que no caiga el ritmo, no chupéis rueda de cualquiera porque es posible que su ritmo se esté viniendo abajo sin darse cuenta. A mí me ha ido bien hasta contar zancadas, sumo 1 metro cada 3, como sé que es más de un metro, pues me da la impresión que avanzo mucho. Hay corredores que hasta repiten mantras. Otros cuentan repetidamente hasta 100. Cualquier cosa puede valer. Mirad la cara y el estilo de los que os rodean, todos van igual, es el momento de sufrir y eso afecta a todos, no sois los únicos, ellos avanzan, así que vosotros también. Hay un truco que nunca falla, no creo que lo hayáis leído por ahí, es de cosecha propia, Aún en el supuesto de que haya globero que os marque el ritmo, el hecho de seguirlo puede ser muy duro. A nosotros siempre nos ha funcionado hacer grupos pequeños, de 3 corredores, como mucho 4. Y tirar por tramos pequeños. Por ejemplo, vas medio fundido o fundido entero, pues te buscas a 2 que vayan parecido a ti, lo cual a estas alturas de la carrera, es muy fácil, y llegáis al acuerdo de tirar un poquito cada uno. Tiene que ser solo un poquito, por ejemplo 2 minutos o dos minutos y medio. Así, durante 4-5 minutos que “descansas”, lo que llevas en mente es prepararte para tirar que está a punto de tocarte, y cuando te toca tirar, la responsabilidad de no dejar a tus nuevos amigos, (que en este momento te parecerán íntimos de toda la vida) en la estacada, hará que tu ritmo sea suave y seguro. Y no sé porqué funciona cuando nos toca descansar, un amigo me decía que era porque mentalmente no le queremos fallar a nuestro nuevo amigo. Vete tú a saber, pero a nosotros esto nunca nos falló, (cuando sabíamos que nuestro objetivo era mas o menos razonable). Esto evidentemente sólo funciona si alternas cada poco la responsabilidad, de nada vale tirar 2K cada uno, hay que hacer splits muy cortos. 

Del 40K al 42K 

Bueno, si habéis llegado hasta aquí, queda poco por añadir. La meta si no se ve, se huele, hay mucha mas gente en las aceras que animan sin parar. Y eso da alas. Hay carreras en las que es imposible quedarse en este segmento. Yo he visto salir gente del público y empujar a los que amagaban con quedarse. Volved a disfrutar del último kilómetro, chocarsela a los niños, que seguro hay un montón con la mano estirada, a mí me reconforta mucho, no sé porqué, será por la euforia que ya llego, lo sé yo y lo saben los del público que les gustaría estar en mi lugar. Como la parte final del maratón tiene más de mental que de físico, este tramo es más fácil. Pensar en ello cuando aún estéis por el K38 o así, y parecerá que la carrera se acorta.. Tampoco creáis que es un paseo militar, cuesta lo suyo, pero ya casi estamos. Los mismos “trucos” de antes los podéis usar aquí

Del K42 al K42,195 

Yo no sé vosotros, pero yo he corrido maratones sólo por poder hacer estos casi 200 metros. Asi que cada uno se apañe como pueda y lo viva a su manera. Hay días que estoy tentado a inscribirme sólo para cruzar el arco de Maria Barbeito y entrar en Maria Pita. Sólo una cosa, no sprintéis, excepto el sprint largo y suave. A estas alturas, el sprint puede llevar a una lesión, (claro que si voy pillado por unos segundos, a ver quien me para, aceptamos esta excepción). Y en fin, enhorabuena a todos, habéis llegado a meta. En Meta no os paréis de golpe, continuar caminando. A algunos os puede sorprender que aunque haga calorcito, empezar a temblar y tener frio. Habéis llegado vacios de carburante. Abrigaos, (si hay con qué, claro. Si yo corriese le diría a mi familia o amigos que anduviesen por allí con ropa seca y calentita, por si las moscas). Bebed. Es posible que el organismo no os acepte comida, no pasa nada, lo prioritario es el líquido. Estirad muy suavemente, con mucho cuidado, los músculos están tan cargados que os puede dar un calambre. Lo ideal es caminar suavemente un rato, mientras os hidratáis, y después empezar a estirar. 

Bueno, sabía que sería largo, pero creo que me pasé. No sé si será de utilidad a mucha gente, porque estos post tan largos, la mayoría de la gente pasa de leerlos. Insisto que todo esto son opiniones personales, muchos otros corredores opinarán otras cosas, incluso algunas totalmente diferentes. Al fin y al cabo, el maratón es como el culo, cada uno tiene el suyo. Bueno, mucha suerte a todos. Qué envidia me dais.

(Circuito, perfil, reglamento y formulario de inscripción)

Comments