“Después de ti no habrá nada que llegue

y añada en amor algo más…”

 

 

Para salvar las noches en que estás enfadada,

y con estos diez años que te llevo de ventaja,

voy a obligarte niña a mirarme a la cara,

y hasta que te lo diga, que no me des la espalda.

 

Cuando seamos viejos vas a llorar con rabia

de verte en el espejo la cara tan cambiada,

se llenarán de arrugas tus risas de muchacha.

Será más insegura esa voz que hoy te manda.

 

Cuando seamos viejos no habrá tanta distancia,

sentirás menos miedo sabiéndome en tu cama.

Ya, ni discutiremos ni servirá de nada

te reñiré bajito lo que antes te chillaba.

 

Cuando seamos viejos, estarás más cansada,

seremos compañeros, nos haremos más falta,

cuando no estés conmigo te notarás muy rara,

y me encontraré perdido si un día nos separan

 

Cuando seamos viejos, veremos con nostalgia

sentados desde un banco, cómo la vida pasa,

yo hablando con alguno que no me entiende nada,

tú inventándote prisas para volver a casa.

Para salvar las noches que entonces serán largas,

y cuando estos mis diez años se vuelvan desventaja,

porque me falten fuerzas o a ti te falte gracia,

entonces niña vieja podrás darme la espalda.


Alberto Bourbon

 


Comments