Pura vida los ojos, y la piel 
una templada sucesión del tiempo. 
Se parecen los árboles al bosque 
como tu cuerpo se parece a ti.
La mañana se ha ido entre las hojas. 
Están hechas de luz 
verde, rojiza, fatigada en oro, 
según las estaciones y las horas del día. 
Su color es un modo de lealtad, 
la forma de vivir entre los suyos.

Reconozco mis años en tu cara, 
el poder de mirarme 
con una historia dentro de tus ojos, 
la experiencia del mundo 
que conservan los gestos, 
mientras los años borran 
las fechas en los árboles. 

El destino nos busca con recuerdos 
que a veces huyen de su rostro 
como si fuesen un nido sin canciones. 
Más que a edad, 
hay caras que reflejan 
todo lo que perdieron. 
Confunden la sequía y el otoño 
en una helada de renuncias. 

Pero tu cuerpo se parece a ti, 
a la mujer que tiene 
una ciudad, un mundo, un sol de guante negro, 
una ambición en armas, 
una historia vivida 
con sus cuentas pendientes, 
un atado de sobres 
y un amor 
que no se cansa de mirarla.

Luis García. Vista Cansada.

Comments